Posicionamiento ciudadano ante los proyectos de construcción de nuevos hospitales generales para Culiacán y Mazatlán, Sinaloa.

Usuario

Imagen de Politicante
¿Quieres vigilar
a TODOS
y CADA UNO
de tus Representantes
gubernamentales?
rueda_de_prensa.jpg

A la sociedad sinaloense:

Con base en nuestro derecho y nuestra obligación, un grupo ciudadano nos ocupamos de informarnos sobre los proyectos para los dos nuevos hospitales generales que se pretende sustituyan a los actuales en las ciudades de Culiacán y Mazatlán. Serían las primeras obras de infraestructura construidas en Sinaloa en el esquema de Contratos de Colaboración Público Privada.

Durante ese proceso:

• Nos hemos reunido en diversas ocasiones con varios diputados de diferentes partidos, de las Comisiones de Salud y Hacienda de la 61 Legislatura del Congreso del Estado.

• Sostuvimos algunas reuniones con el Secretario de Salud, Ernesto Echeverría; el Secretario de Desarrollo Económico, Aarón Rivas, así como con el personal técnico y jurídico que los apoya para los proyectos desde el Gobierno del Estado de Sinaloa.

• Solicitamos por escrito a la Secretaría de Salud información acerca de la pertinencia de la construcción de los hospitales y los elementos financieros que justifican ambos proyectos.

Con la información obtenida, llegamos a las siguientes conclusiones. Mismas que hacemos públicas para que la sociedad sinaloense disponga de un análisis informado sobre la necesidad, la transparencia y la relación costo-beneficio de estos proyectos.

CONCLUSIONES:

En materia de viabilidad financiera.

• Los proyectos no consideran el contexto. La situación financiera mundial, caracterizada por un ínfimo crecimiento económico y la tendencia a la la baja de los precios del petróleo y otras commodities, genera incertidumbre sobre el sostenimiento de las aportaciones futuras del gobierno federal, que tendría menos recursos para asignar a estados y municipios. Sinaloa no está exento de una reducción en los recursos que recibe por este concepto.

• De construirse ambos hospitales para cerrar los actuales, tendríamos en Sinaloa un incremento total de solo 20 camas de hospital con un costo inmenso: cercano a los 14 mil millones de pesos.

• Los proyectos aprobados se basan en que los ingresos de los hospitales se incrementen de inmediato: 375% para Culiacán y 935% para Mazatlán, por encima de lo que actualmente ingresan los hospitales generales que pretenden sustituir. Es una estimación exagerada, poco realista y fuera de proporción para ambos proyectos. Preguntamos: ¿Cuánto se pretende cobrar a los usuarios de los servicios para poder llegar a esos niveles de ingresos en los nuevos hospitales?

• El rubro de ingresos hace viable o inviable financieramente el proyecto. Los ingresos están exageradamente sobreestimados, ni en un escenario ultra optimista se plantearían en un proyecto de negocios común y corriente. Pareciera que se parte de la cantidad necesaria de ingresos propios para hacer que las cifras del proyecto cuadren. Es decir, en sentido contrario de lo que dicta el sentido común y la técnica financiera.

• Además, los proyectos contemplan que el gasto anual de los nuevos hospitales en los rubros Pago a proveedores y Pago a personal médico, se incrementarían un 48% para Culiacán (de 424 a 626.5 mdp) y un 69% para Mazatlán (de 261 a 440.24 mdp). Estos incrementos harían que el gasto operativo anual de ambos hospitales pasara de 685 a 1,066 millones 760 mil pesos, un aumento del 56% que representa 381 millones 760 mil pesos.

 

En materia jurídica:

• Las licitaciones han sido cuestionadas desde el inicio. Tanto que existe un recurso presuntado ante el Tribunal de lo Contencioso por uno de los concursantes. Además, el incremento de garantías propuesto por el Gobierno del Estado de manera posterior a la licitación, violaría los principios de imparcialidad e igualdad de condiciones para los concursantes y el artículo 53 de la Ley de Contratos de Colaboración Público Privada para el Estado de Sinaloa, lo cual agregaría el riesgo de presentación de demandas por parte de los concursantes agraviados.

• El Decreto que plantea la modificación de las garantías hace una modificación preocupante en el caso de los recursos que se utilizarán para pagar a los constructores, al cambiar la frase “los recursos no presupuestales” por “todos los recursos autogenerados, presentes y futuros”.

 

En materia de transparencia:

• La información proporcionada no justifica plenamente la pertinencia de los dos nuevos hospitales. Las políticas nacionales de salud y el Plan Integral de Salud de Sinaloa 2014, proponen invertir más en prevención, mejoramiento y aprovechamiento de la infraestructura ya existente, que en la creación de nueva infraestructura. Menos aún a costos tan altos.

• La información sobre los proyectos que fue proporcionada por el Gobierno de Sinaloa no permite claridad técnica ni financiera suficiente para brindar certidumbre sobre los Contratos. Aún cuando es nuestro derecho y hemos insistido en ello, los ciudadanos seguimos sin conocer la información completa.

 

En materia de políticas públicas:

• Nos parece incorrecto e irresponsable hipotecar durante veinticuatro años un presupuesto tan grande como el 25 por ciento del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas (FAFEF), un fondo que es dinero público y, por lo tanto, dinero de todos nosotros, en proyectos que se han manejado sin claridad, que generan tantas dudas y que, a fin de cuentas, no aumentarán el número de hospitales que tenemos en Sinaloa.

• Con la información disponible podemos concluir que los hospitales costarían cerca del doble y del triple de lo que costaría construir un hospital privado, generan gastos mucho mayores y representan serios riesgos jurídicos y financieros para el estado de Sinaloa.

• Con estos proyectos se corre el riesgo de maniatar por 24 años los presupuestos de la Secretaría de Salud del Gobierno de Sinaloa, limitando seriamente sus opciones para hacer frente a otros compromisos, necesarios para la salud y el bienestar de los sinaloenses.

• Al ser estos los primeros contratos de Asociación Público-Privada en Sinaloa (APP’s) se convertirán en un referente del ejercicio de Gobierno de Mario López Valdez. Es muy importante aplicar el modelo en las mejores condiciones para su correcto desarrollo, sin poner en juego el rol de este esquema para obras de infraestructura pública en el futuro.

 

Por todas estas razones, solicitamos respetuosa pero firmemente lo siguiente:

Al Congreso del Estado:

1. Que no se apruebe el Decreto que modifica los Decretos 976 y 977, y se evite la ampliación de las garantías en los proyectos de construcción de los dos nuevos hospitales generales de Culiacán y Mazatlán.

Al Gobierno del Estado de Sinaloa:

1. Que se declaren nulas las licitaciones ya aprobadas de los dos nuevos hospitales generales del estado de Sinaloa. Que se cancelen procesos que son y se sienten opacos y se repongan desde el principio de una manera transparente y participativa.

2. Que se replanteen desde el origen los proyectos de construcción de los dos nuevos hospitales generales, revisando la pertinencia de los proyectos en el marco de las premisas del Diagnóstico de Salud 2013, del Plan Integral de Salud 2014, y de las políticas de salud pública del Gobierno de México.

Reiteramos que la motivación principal de nuestra participación obedece al interés público por:

1. El mejoramiento en las condiciones de salud de todos los sinaloenses.

2. El manejo prudente, responsable y transparente de las finanzas públicas del Estado de Sinaloa.

3. Sentar un precedente entre los ciudadanos sinaloenses de que en nuestro Estado sí es posible hacer obra pública en el marco de una cultura de transparencia, rendición de cuentas y participación ciudadana.

CULIACÁN, Sinaloa a 12 de Enero de 2015.

¿Qué es Congreso Abierto Sinaloa? Somos un colectivo ciudadano que trabaja a favor de la apertura y la rendición de cuentas del Congreso de Sinaloa. Damos seguimiento al trabajo de las 27 comisiones. Entre las organizaciones que lo integramos destacan: Mexicanos Primero Sinaloa, Iniciativa Sinaloa, Parlamento Ciudadano, Coparmex, Comisión de Defensa de los Derechos Humanos, Colegio de Ingenieros Agrónomos del Estado de Sinaloa y Asociación Sinaloense de Universitarias.

Twitter: @CASinaloa

FB: CASinaloa

Correo: congresoabiertosin@gmail.com

Contacto: Ana Lidia Murillo, (667) 7510964.

VIDEO PRESENTACIÓN: https://www.youtube.com/watch?v=POCdrp4BNF8

0
Su voto: Ninguno